A un año del violento desalojo de los cartoneros de la Plaza Noruega

plaza noruega belgrano

El espacio público es para Palau y para un corredor de Fórmula 1, dándoles a ambos el lujo de ocupar por largas horas la Avenida más ancha del mundo a su antojo, por ejemplo. Eso no molesta a Macri y a sus acólitos. La pobreza es fea, desagradable y de mal gusto y por tanto, debe estar lejos de los buenos vecinos de Buenos Aires.

Esa ridícula reja que no proteje nada, porque nada dejaron esa terrible mañana de febrero del año pasado, es hoy el símbolo de la infamia con que actuó la mano dura de Macri, no respetando para nada la integridad física de los indefensos cartoneros, ni a sus mujeres e hijos, ni a sus modestas pertenecias, ni a sus herramientas de trabajo.

Todo lo rompieron, todo lo robaron. Pero no pudieron vencer la dignidad de los cartoneros y de los vecinos que los acompañamos. Hay cosas que la cobardía de los poderosos, apoyados por bestiales policías que ejecutan nada más que lo que les manda el poder político, no puede conseguir y es precisamente doblegar la dignidad de sus víctimas.

Los funcionarios de este turno, estimulados por algunos vecinos preocupados por el feo espectáculo de la pobreza expuesta en sus narices, no pudieron hacer otra cosa que demostrar cuán mediocres y decadentes resultaron a la hora de encontrar una solución que no sea la que se funda en la fuerza de las armas y de los garrotes, como ocurre siempre con los matones que tienen tan poco vuelo como imaginación.

Hoy la reja nos debería recordar que allí se guarda la dignidad de los que luchan por defender su derecho a trabajar, como lo hicieron nuestros compañeros los cartoneros de Belgrano.

Pin It

Derechos

Se autoriza la la reproducción parcial/total de los contenidos siempre citando la fuente Reg. Prop. Intelectual N° 5239607 / Ley 11.723

Nosotros

Director: Gustavo Carpinella
José Cubas 3240 CABA
Teléfono de contacto: 15-4940-9872
info@lacomuna12.com.ar

Staff