Chau sorbetes: Ciudad prohibió su uso y multará a quien entregue el material plástico

Así como sucedió con las bolsas de plástico, los porteños dirán adiós a los sorbetes. A partir de este viernes 22 de noviembre el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, a través del Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad, reglamentó la prohibición de este material plástico: no se podrá entregar, utilizar, ni expedir las bombillas y multarán a quienes no cumplan con la medida.

La medida fue establecida por la Resolución 816/MAyEP/2019 y alcanza a hoteles de 4 y 5 estrellas; shoppings, galerías comerciales y centros comerciales a cielo abierto, locales que posean una concurrencia de más de 300 personas por evento; establecimientos pertenecientes cadenas comerciales (más de cinco establecimientos que se encuentren identificados bajo una misma marca comercial, sin distinción de su condición individual de sucursal o franquicia); comercios donde se sirven y/o expenden golosinas, comidas y/o bebidas; comercios que expenden y/o fraccionan productos alimenticios; comercios que elaboran y/o expenden productos alimenticios de venta inmediata; comercios donde se sirven o expenden comidas, locales para la venta de golosinas envasadas; y hasta locales de baile.

Así lo informó el ministerio porteño. “Hace 6 meses impulsamos esta resolución con el claro objetivo de lograr el abandono del uso de sorbetes. Hemos tenido una buena experiencia con las bolsas. Creemos que debemos limitar el uso de plásticos de un solo uso, que muchas veces, no es necesario y los podemos reemplazar con nuevas costumbres, más sustentables” explicó Eduardo Macchiavelli, ministro de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad.

Desde la entrada en vigencia de la resolución, los inspectores del Gobierno de la Ciudad realizarán una campaña específica para controlar la aplicación de esta norma. A su vez, los vecinos podrán denunciar el incumplimiento de esta norma a través del canal de reclamos y solicitudes de la Ciudad.

El sorbete es el cuarto residuo plástico más común en las costas y los océanos y pueden tardar entre 150 y 400 años en descomponerse. Por eso ya en distintas partes de la Argentina y el mundo han prohibido su utilización, como Pinamar, Villa Gesell, Mar del Plata, Mar Chiquita, Mendoza, Ushuaia, California (Alameda, San Luis Obispo, Davis, Carmel, Malibú, Berkeley, Oakland, Richmond), Florida (Fort Myers, Miami), Oregon, Hawaii, Nueva York, Río de Janeiro, Costa Rica, Escocia, Galápagos, Vancouver y la Unión Europea con su estrategia de reducción del plástico descartable.

Según un relevamiento realizado por APrA, 2 millones de sorbetes al mes son consumidos sólo en patios de comidas de shoppings de la Ciudad. Este descarte es equivalente a 1,7 toneladas y 465 kilómetros de longitud equivalente a la distancia de la CABA con la ciudad de Mar del Plata. Al desintegrarse se generan partículas conocidas como microplásticos que son ingeridas por la fauna acuática, que bioacumulan y magnifican estos materiales a la cadena alimentaria. Peces recogidos en zonas costeras del Río de la Plata -como el surubí, el sábalo, el patí, el pejerrey y la carpa- albergan en su tubo digestivo diminutas partículas de material sintético.

(Crédito foto: El Cronista)

Pin It