Martes 16 Octubre 2018

Comuna 12   

Instagram Google PlustwitterFacebook

 

Los vecinos autoconvocados se encuentran en asamblea permanente. Para resistir el inminente desalojo organizaron ollas populares y actividades culturales. Según afirman, en el terreno quieren construir tres mega torres. 

 

Los vecinos autoconvocados de la Asamblea de Villa Urquiza  están en alerta: el terreno de la Av. Triunvirato al 4700 corre peligro de desalojo, y desde el 17 de septiembre se encuentran en asamblea permanente. "El Gobierno Nacional quiere destruir para construir tres mega torres", afirman.

Según un comunicado emitido por la Asamblea: “Se encuentra bajo peligro de que el desalojo se efectivize. Recibimos la noticia de que el Estado nos inició un juicio sin notificarnos, negándonos la posibilidad de defendernos. Lo que continúa es que un oficial de justicia, acompañado de las fuerzas públicas se acerquen al espacio para pedirnos que nos retiremos y negarnos la entrada para siempre”.

El inminente desalojo fue solicitado por la Agencia de Administración de Bienes del Estado, del Gobierno Nacional, que busca vaciar todos los terrenos aledaños a la Estación de Villa Urquiza donde hay viviendas, comercios, canchas de fútbol y el espacio de la Asamblea de Vecinos Autoconvocados. 

“El juicio esta bastante avanzado y tiene orden de desalojo, hecho que puede suceder en cualquier momento. Por lo pronto la Asamblea presentó un recurso ante el Juzgado en lo Contencioso Administrativo Federal solicitando la nulidad de esas actuaciones y la suspensión del desalojo, el que todavía no esta resuelto. Dentro de sus planes está vender esos terrenos y edificar en los mismos: están usando lo que se denomina "desalojo administrativo", que es un trámite muy rápido que se usa en caso de vencimiento de las concesiones en bienes del Estado, y justamente como no es el caso de la Asamblea, la presentación se orienta a rechazar ese procedimiento y eso es lo que tiene que resolver el juzgado”, aseguró para Comuna 12- Periódico Digital la abogada Nora Perusin, asesora legal de la Asamblea de Villa Urquiza.

 En el año 2002 los vecinos autoconvocados del barrio porteño de Villa Urquiza recuperaron la ex pizzería “La Ideal” para su uso social y comunitario. Desde entonces han luchado por las reivindicaciones barriales, y entre otras acciones, han recuperado la Plaza de Triunvirato y Roosevelt. Actualmente posee un bachillerato popular que emite títulos oficiales; ofrece diferentes talleres artísticos, culturales, de oficio, de electricidad, de serigrafía y talleres de integración. Además, todos los martes realizan eventos “En el espacio replico un taller de tango que se da en el Hospital Neuropsiquiátrico Alvear (Comuna 15). Es un taller de integración, enmarcado en el proyecto de Promoción Cultural de la Salud, impulsado por el Gobierno de la Ciudad para la desmanicomización”, dijo para este medio Liliana, psicóloga del Hospital Alvear.

 Se trata de un proyecto auspiciado por la gestión de del Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, para la inclusión socio cultural, que busca la accesibilidad de los espacios culturales como parte de procesos de rehabilitación, prevención y mejoramiento de la calidad de vida de los usuarios del sistema de salud mental de la Ciudad de Buenos Aires. Contradictoriamente, uno de esos espacios, la Asamblea de Villa Urquiza, tiene la orden de desalojo. Su vaciamiento es inminente.  

“Trabajo en el Alvear y lo que hago en la Asamblea es porque nos brinda el espacio. Es una injusticia lo que esta sucediendo, que le saquen estos espacios a la gente que más lo necesita, y a nosotros, las personas que trabajamos por el barrio, por la comunidad, absolutamente a voluntad. Hay mucha bronca e indignación, pero también hay acciones legales que estamos llevando adelante”, agregó Liliana. 

 Los vecinos autoconvocados seguirán en asamblea permanente y convocaron a acercarse a su lugar en Av. Triunvirato 4778. Organizaron jornadas artísticas gratuitas y abiertas a la comunidad y ollas populares, para visibilizar e involucrar a los vecinos de la Comuna 12 y demás barrios porteños en la defensa de este espacio que existe hace más de 15 años.

“No la financia ni la subsidia nadie, estamos sosteniendo un lugar absolutamente vecinal, atípico a lo que sucede en cualquier otro lugar cultural de la Ciudad de Buenos Aires. Esto es lo que le quieren quitar al barrio, esto es lo que quieren desalojar, y nosotros, las personas que trabajamos en esto de manera absolutamente gratuita lo estamos defendiendo”, finalizó la psicóloga.