Villa Urquiza

El “trabajo de hormiga” para reabrir el Hospitalito de Villa Urquiza

hospitalito de villa urquiza

Durante estos últimos doce años, fueron muchos los vecinos que al pasar por la esquina de Triunvirato y Manuela Pedraza se habrán preguntado por el destino de la La Sala de Asistencia Médica General Urquiza, o el "Hospitalito de Villa Urquiza", que fue ícono de esa zona del barrio durante décadas. Mucho más aun desde 2016, cuando este periódico informó que se había llegado a un acuerdo con el CEMIC y que era posible, en un futuro, vislumbrar la reapertura del lugar.

Lo cierto es que pese a la crisis económica, y algunas trabas, la vuelta de la Sala de Asistencia Médica General Urquiza está más cerca. “Seguimos con el mismo proyecto, el mismo objetivo, y mantenemos las reuniones. Los tiempos están relacionados con inversores y fondos propios del CEMIC, pero mientras hay mucho laburo. A medida que se cumplen los objetivos, vamos teniendo otros, pero hay que ir paso a paso, sin poner fechas”, dice Juan Martín Lavarello, integrante del grupo de vecinos que se acercó para salvar al Hospitalito.

“Es un trabajo de hormiga”, aporta Eduardo Bufalino, Presidente de la Comisión Directiva. “Es como cuando estás haciendo un subte, que sólo ves el pozo y recién ves la obra terminada. Muchos vecinos pueden pasar por afuera y verlo igual, pero solamente para eso hay que hacer mucho mantenimiento porque esto es como un viejo castillo que si no, se viene abajo”, dice Bufalino, y señala una lista. La misma, manuscrita, como si fuera la que cualquier familia tiene pegada en la heladera, indica: “arreglar pérdida de la cocina, sacar reflectores, hacer un nicho para poner llave de paso”. Así de casera es la dedicación de los vecinos para el día a día de la Sala Médica, mientras aguardan los avances.

recuerdo hospitalito

                                  Volante antigua del Hospitalito de Villa Urquiza

“Se pudo avanzar muchísimo desde el punto de vista administrativo en la CD. Habían quedado varias minas activadas, que íbamos tanteándolas y teníamos que ver cómo desactivarlas”, comenta Bufalino. Se refiere a los 27 juicios de médicos y exempleados, deudas fiscales y otros problemas con la CD anterior (“la destruyeron, no pagaban AFIP ni respondían las demandas judiciales, cuenta furioso Lavarello”). El CEMIC abonó más de 700mil pesos para superar esta etapa, a la par de la colaboración de abogados, albañiles y el grupo de vecinos que mencionan como una formación futbolística: Margarita, Nora, Oscar, Yanina, Mario y Alejandra.

Desde la llegada de CD presidida por Bufalino en 2013, la principal urgencia fue salvar la propiedad, que tenía subasta pública firmada. “Fueron meses de desesperación absoluta, recorriendo los medios y pidiendo ayuda a todo el mundo, indiscriminadamente. Pero lo que más nos importaba era mantener el fin social.”, narra Juan Lavarello. “Si hubiéramos querido cambiarlo, era muy fácil. Podías hacer loft, un hostel, pero elegimos el camino más largo, que resultó exitoso”, sigue.

carnet hospitalito

                                                         Carnet socia - decada 60' y 70'

Para ello apareció el mencionado acuerdo con el CEMIC. “Fue superador”, afirma Eduardo Bufalino, docente, quien todos los días pasa por la Sala (“siempre alguien viene a arreglar algo”). La institución privada tendrá con el Hospitalito una suerte de “contrato de locación”. Usufructuará el inmueble, pero no abonará con dinero. “Esto fue algo que descartamos de plano, porque hoy estamos nosotros, pero mañana no. Y queremos que esto sea algo perdurable en el tiempo y no tiente a malos intereses o negociados”, dice el Presidente de la Comisión.

“Nos planteamos cómo prestar un servicio de calidad en virtud de una cuota social, que no tenga nada que ver con el costo de prestar el servicio”, agrega el vecino Lavarello. Y compara la situación con la de un gimnasio: “tiene máquinas con un mínimo mantenimiento, iluminación mínima, algunas cintas y está abierto más o menos 14hs con cinco, seis empleados. Para eso cobra una cuota de entre $1200 y $1800”, comienza.

“¿Cuánto debería salir la cuota social de un lugar que te presta atención médica, que requiere personal administrativo, médico, de seguridad, con una aparatología médica? Está totalmente afuera de un valor de “cuota social” accesible, pregunta y se responde Juan Lavarello.

La solución, entonces, vuelve al vínculo con el CEMIC. “Ellos en vez de pagar monetariamente lo van a hacer con “cupos de atención”. Estos cupos nos van a permitir a nosotros “subvencionar” casi en la totalidad el valor de esa consulta, logrando que el costo no sea un impedimento para atenderse. Creemos que es lo más efectivo para poder prestar el servicio de calidad y mantener el fin social y vecinal de la institución”, cierra.

vecinos hospitalito

                Vecinos que trabajan por recuperar el Hospitalito

Los próximos pasos, entonces son dos. Por parte del CEMIC, el comienzo de las obras para reacondicionar la infraestructura. Y para la Sala Médica, abrir su sede social en uno de los locales frente a Triunvirato, la cual será un acompañamiento a la función que siempre tuvo el “Hospitalito”: ser la escala previa antes de ir a un hospital (atención de guardia, toma de presión, revisaciones, análisis de sangre, etc.).

 “El verdadero logro va a ser cuando cortemos la cinta, con la satisfacción de haberle devuelto al barrio algo de lo que nos dio”, resume Bufalino. Y cierra: “con las limitaciones económicas de hoy, vamos a tener el mismo objeto social y el mismo inmueble que hace 40 años. No es poca cosa.”

Derechos

Se autoriza la la reproducción parcial/total de los contenidos siempre citando la fuente Reg. Prop. Intelectual N° 5239607 / Ley 11.723

Nosotros

Director: Gustavo Carpinella
José Cubas 3240 CABA
Teléfono de contacto: 15-4940-9872
info@lacomuna12.com.ar

Staff