Escenario electoral en la Capital Federal: A un paso de las PASO

votarSe largó la cuenta regresiva de cara a las elecciones del próximo sábado. Estrategias, alianzas y maketing de los frentes electorales de la Capital Federal. Los cierres de campaña que no pudieron ser debido a la tragedia en Rosario.

 

El domingo once se vota en todo el país para definir quiénes serán los candidatos para Diputados,  Senadores y Concejales en las elecciones de octubre. En un escenario signado por alianzas impensadas  (desesperadas en algunos casos) las distintas fuerzas se juegan además de su banca en el Congreso  su posibilidades ciertas  de llegar a la Casa Rosada en las presidenciales en 2015. En este sentido, la cacería del votos disidentes al oficialismo es clave, siendo la idea de hartazgo, cansancio o hastío para con el Gobierno Nacional, la consigna más utilizada por la mayoría de los opositores.

Los setenta y dos minutos por día en frecuencias radiales y televisivas de spots electorales quedaron atrás. Sin embargo, entendemos que a tres días de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias, las campañas dejaron buen material para analizar.

El cierre de campaña estaba previsto para el miércoles siete de agosto en distintos puntos de la Ciudad de Buenos Aires y el país. Sin embargo, la tragedia ocurrida en Rosario hizo que los distintos frentes suspendieran sus actos en señal de respeto ante el duelo de los familiares de las víctimas. Los primeros en bajarse de la celebración fueron los candidatos del Frente Para La Victoria, inmediatamente este accionar se hizo eco en el resto.

A pesar de haber suspendido el acto del cierre, que tendría lugar en la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET), los candidatos kirchneristas Daniel Filmus y Juan Cabandié realizaron el mismo miércoles una caminata en el barrio de Flores y también viajaron con los usuarios de la línea A. A su vez contamos con su presencia en nuestra Comuna, en donde estuvieron repartiendo folletos en las esquinas de Monroe y Triunvirato (junto a Claudia Español, segunda candidata en la lista a Senadores y Ricardo Forster, cuarto en la lista a Diputados).

Ambos candidatos le apuntaron macrismo -en gran parte de su campaña- como su opositor y "enemigo a vencer", criticando fuertemente la inasistencia de sus miembros a las sesiones de Diputados y Senadores (motivo por el cual también fue muy cuestionada Elisa Carrió), como también, los votos en contra de lo que fueron algunas de las leyes más significativas para el kirchnerismo, como la Ley de Matrimonio Igualitario o de Fertilización Asistida. En este sentido, Gabriela Michetti fue duramente cuestionada, aunque ésta no acusó recibo, ni salió al cruce de las críticas.

Por el lado del PRO, Gabriela Michetti,  que busca llegar a la Cámara de Senadores y Sergio Bergman a la de Diputados basaron sus spots en mostrarse juntos entre abrazos y sonrisas, intercambiando kipás de colores, y mostrando en su campaña la alegría con la que supuestamente desempeñan sus funciones públicas. Mientras que Michetti afirmó sus pretensiones de candidatearse para Jefa de Gobierno en un futuro, Mauricio Macri no presentó ninguna plataforma para la provincia de Buenos Aires y cuando es consultado por un posible acuerdo con Massa, no se hace cargo ¿Esperando los resultados de las elecciones tal vez?

Dos de las grandes instantáneas que deja la campaña del macrismo fueron la inauguración del Metrobús y la de las estaciones de la línea B, Echeverría y Juan Manuel de Rosas, la cual se vio truncada por el conflicto del Gobierno Porteño con los metrodelegados, quienes afirman que no pueden operar por no contar con las condiciones de seguridad que dicho trabajo requiere. Ver apartado.

A diferencia de Cristina Fernández, que tuvo una gran presencia acompañando a sus candidatos (sobre todo para impulsar a Martín Insaurralde en la provincia), a Macri sólo se lo pudo observar en estas dos inauguraciones, que desde ya contaron con globos de colores y hasta la aparición del actual Jefe de Gobierno utilizando el servicio de Metrobús. Estas elecciones representan una gran prueba para Macri, sus resultados son un gran indicador para proyectarse o no a las elecciones a presidente del 2015, su gran objetivo

La Coalición Sur, conducida por Fernando Pino Solanas y Elisa Carrió también hizo su juego en esta campaña. Y Pino a pesar de las críticas y la sangría de adeptos por su alianza con Carrio se mostró con la Diputada en toda la campaña. Tenían tenían previsto su cierre de campaña en el Palacio Rodríguez Peña, otro de los cierres que no pudo ser. A horas de las elecciones, todavía no parecen superar sus diferencias, cosa que se manifiesta cuando realizan presentaciones juntos. Ellos también apuntan al votante disidente del kirchnerismo, mostrándose como un frente opositor cuyo sustento no queda del todo claro.

En la misma sintonía se encuentran los integrantes del espacio Juntos que también conforman el frente UNEN: Alfonso Prat Gay, Victoria Donda y Ricardo Gil Laavedra, aunque sin duda supieron utilizar sus diferentes matices políticos para mostrarse como una fuerza que conjuga diversidades políticas y que esto les daría un costado inclusivo y de tolerancia a las divergencias, que es justamente la principal crítica que llevan hacia el kirchnerismo.

Rodolfo Terragno y Martín Lousteau, proponen llevar una energía “joven” y “activa” con SUMA+, del frente UNEN, al Congreso. De hecho, para su acto de fin de campaña estaba prevista una “fiesta bailable”.

Dejando atrás las alianzas electorales, tenemos a la izquierda con un Jorge Altamira a la cabeza del Partido Obrero, a quien debe reconocérsele el no ceder ante las presiones de conformar un frente opositor, como también su presencia en las calles a lo largo de toda la campaña electoral.

Siguiendo con la izquierda, Claudio Lozano, ya divorciado de Solanas, decidió presentarse en el Frente Camino Popular, que invita a “votar distinto”, cosa que el candidato parece entender después de haber participado en cinco fuerzas políticas distintas. Un Alejandro Bodart del Frente Nueva Izquierda, sorprende por una fuerte presencia publicitaria, que sólo logra ubicarlo en el mapa político, algo no menor, pero quizá insuficiente.

 

Conflictos en la línea B

Las estaciones Echeverría y Juan Manuel de Rosas todavía siguen sin funcionamiento. Los metrodelegados sostienen que no están dadas las condiciones de seguridad necesarias para circular, mientras que desde la Ciudad de Buenos Aires afirman que los trabajadores del subte quieren trabajar menos horas.

Lo que exigen los trabajadores del subte es un sistema de comunicación para los conductores que funciona ante una emergencia, como por ejemplo pedir que se corte la corriente. Es importante en este punto recordar que en abril de este año un empleado del subte de la línea B murió electrocutado.

Al cierre de este artículo, aún no hubo acuerdo con el Gobierno Porteño y se pasó a un cuarto intermedio hasta el lunes.

Pin It