En CABA marcharán contra la nueva ley de protección animal


Cerca de 150 organizaciones se congregarán hoy 17 horas en el Congreso de la Nación como forma de repudio al dictamen de reforma de la norma 14.346, que fue tratada en tres plenarios por las Comisiones de Legislación General y Penal de Diputados más las voces de referentes, especialistas, veterinarios y asociaciones protectoras de animales.

La Ley Nº14.346 fue sancionada en septiembre del año 1954 con el fin de establecer penas para las personas que maltraten o hagan víctimas de actos de crueldad a los animales. Su reforma fue aprobada a mediados de julio y desató polémica por su fuerte rechazo de parte de diferentes organizaciones proteccionistas.

Desde la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires se manifestaron respecto al dictamen. “En 2017 y 2018 fuimos convocados por la H Cámara de Diputados de la Nación, por diferentes sectores y legisladores, para dar nuestra opinión en relación a la intención de modificar la Ley 14.346. Consideramos que la misma, después de 64 años, debe ser actualizada a fin de mejorarla adaptarla a requerimientos y necesidades actuales”, aseguraron.

Y destacaron: “Esta ley, si bien funciona dentro de un ordenamiento jurídico que legaliza la posibilidad de dañar a los animales no humanos, contiene en su articulado algunos de los pocos instrumentos con que contamos desde el Derecho para defenderlos en lo judicial.

Nuestra propuesta consistió en elevar las penas, que de acuerdo a la ley actual no tienen ni siquiera fuerza disuasoria e incorporar prohibiciones como la tracción a sangre equina, la experimentación en animales no humanos, los espectáculos circenses y otros tipos penales”.

Si bien el proyecto aumenta las penas de un año a 4 años y cinco meses, y hasta 6 años por maltrato y crueldad, no prohíbe la tracción a sangre y permite la experimentación en animales. Además, respecto a la explotación de animales, el inciso 2 del artículo 2 referente al maltrato, considera como delito "azuzar al animal para el trabajo mediante instrumentos que, no siendo de simple estímulo, les provoquen innecesarios castigos o sensaciones dolorosas". Este párrafo no sólo tiene problemas de técnica legislativa ya que usa palabras vagas como "sensaciones dolorosas" o "jornadas excesivas", sino que además regula la tracción a sangre sin prohibirla.

El inciso 3 continúa en este sentido: permite la tracción a sangre u otro tipo de uso siempre y cuando no se realicen "jornadas de trabajo excesivas sin proporcionarles descanso adecuado, según las estaciones climáticas". El inciso 4, en tanto, prohíbe el trabajo del animal "cuando no se halle en estado físico adecuado". Dentro de la figura de "maltrato" también se permite no alimentar a un animal "salvo en los casos autorizados por una autoridad competente, riesgo de salud o emergencia climática", lo que dispara un interrogante básico: ¿quién sería una autoridad competente?.

En lo que concierne a los actos de "crueldad" contemplados en el artículo 4, se prohíbe practicar la vivisección "con fines que no sean científicamente demostrables", algo contradictorio en sí mismo: si es tortura, el fin no debería justiciar el medio. El inciso 4, en tanto, considera cruel "abandonar a sus propios medios a los animales utilizados en experimentaciones". Es decir que maltratarlos está bien, pero luego abandonarlos está mal. (Fuente: minutouno.com)

De este modo, los especialistas de Derecho Animal de la UBA resumen en el comunicado: “Fuimos y somos conscientes que hay muchos intereses en juego, pero entendemos que este Dictamen de la Comisión de Legislación General y de Legislación Penal no sólo no avanza en materia de protección animal, sino que retrocede. Tampoco se puede dejar de lado los problemas de técnica legislativa que presenta pues ellos son los que nos lleva a litigar con un centenar de problemas más. Creemos además que el voto en disidencia de la minoría, que pretendía disminuir aún más las penas, agrava todo lo aquí manifestado. Por esto, y entendiendo que lo aprobado es el dictamen a tratarse en recinto, es que sabemos que puede modificarse y por ello seguiremos insistiendo en nuestras propuestas por la vía que corresponda”.

 

Pin It