Jueves 19 Octubre 2017

Comuna 12   

Instagram Google PlustwitterFacebook

 

cabina anti stress

La primera unidad fue puesta en la Plaza Inmigrantes de Armenia de Palermo. Fue uno de los temas más discutidos en la jornada.

 

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires instaló una cabina anti estrés dentro de la Plaza Inmigrantes de Armenia de Palermo (Comuna 14). Es un cubículo vidriado con césped sintético, un puff, música en auriculares y, lo más llamativo, cuenta con la presencia de cachorritos. Los vecinos, de a uno, pueden sentarse, y acariciarlos para bajar los niveles de ansiedad.

Según el sitio El Disenso, uno de los que dio el anuncio, los candidatos “Democracia Cristiana Porteña” que conforman en la Ciudad de Buenos Aires el Frente “Vamos Juntos” participaron de esta experiencia.

El Presidente de la HCM Mauricio Fischetti Margulis y el Presidente y candidato a legislador por la Democracia Cristiana Porteña, dentro del Frente Vamos Juntos, Carlos Lionel Traboulsi, ingresaron en la cabina.

Por caso, existe la “Kitten Therapy”. La dinámica es similar: escuchar música con auriculares en un espacio vidriado mientras se acarician mascotas bebé, en este caso gatos.

La cabina se ubicó en una de las callejas adoquinadas de la plaza palermitana. En redes sociales ha sido uno de los temas más debatidos durante esta jornada. Hay quienes se mostraron maravillados con esta propuesta y aquellos que critican el uso de dineros públicos para este tipo de propuestas, a la que vinculan con excentricidades como la “subtrenmetrocleta”. 

Eco de esto se hizo la revista satírica Barcelona. Mechó esta situación con un caso de presunta discriminación por orientación sexual ocurrida en la estación de subtes de Constitución. Así, el medio tituló: “Inauguran jaulas para lesbianas: ahora podrán besarse “casi libremente y sin molestar a nadie”.

El grupo proteccionista Cat Fest opinó sobre el tema: “Nos preocupa en extremo y repudiamos el uso de animales no humanos para una actividad que poco y nada tiene ver con la promoción del bienestar animal, así como también el hecho que se le brinde a estos seres el estatus de objeto: de decoración por un lado como parte de un escenario montado para un fin determinado y como entretenimiento, por el otro, ya que son colocados allí para servir al ser humano con un fin particular que es el ser exhibidos y relajarlo”.