Villa Urquiza

La estación Rosas-Urquiza, cerca de ser realidad

 

Rosas y Urquiza fueron protagonistas de la historia argentina. Se enfrentaron públicamente y se persiguieron. Crearon una antinomia que todavía perdura. Hoy, casi dos siglos después, están muy cerca de compartir el nombre de una estación de subte.

 

La creación de las nuevas estaciones de la línea B del subterráneo no solo generó polémica por la enorme demora en su terminación. Ya antes de su inauguración, en 2008, la Legislatura determinó que se llamarían Echeverría y Juan Manuel de Rosas. La primera, como la mayoría de las paradas del subte porteño, tomando el nombre de la calle homónima donde está ubicada. Pero la segunda sorprendió: nada, a simple vista, unía al caudillo federal con el lugar donde se emplazaba la nueva estación cabecera.

Los legisladores sostenían que el ex gobernador era ignorado por la ciudad, y recordando que la actual avenida Monroe tomó su nombre por un período, hasta que la Dictadura lo revocó, creyeron justo nombrar la nueva estación: Juan Manuel de Rosas. Desde entonces, asociaciones vecinales comenzaron una disputa contra el argumento que hablaba de una “reivindicación histórica” para la figura de Rosas.

Presentaron quejas, juntaron firmas, hicieron exposiciones,  asegurando que no pretendiendo hacer revisionismo, pero por un criterio geográfico, la estación debía llamarse : Villa Urquiza, como el barrio. Hector Ginnani, Vicepresidente de la Comisión Centenario Permanente, que lideró el reclamo, agregó que “no es una cuestión política histórica, ni nos metemos con Rosas. Simplemente creemos que el barrio debe estar presente en la estación”. Ginanni además toma los ejemplos de las también recientes estaciones: Los Incas y Tronador, que tienen el nombre de Parque Chas y Villa Ortúzar en sus paradas. Y agrega otro argumento: la orientación geográfica. “Me pasó de estar en el centro y que me pregunten, ¿yo voy a Urquiza, donde me tengo que bajar?”, sostiene. Y asegura que lo más lógico es que la estación ubicada en el centro del barrio lleve el nombre homónimo.

“Conciliar” es el verbo que utiliza el Legislador porteño Hernán Rossi, que presentó el proyecto en la Legislatura. Los vecinos se acercaron a él, y le pareció bueno avanzar con el tema, explica. “Lo mejor sería que se llame Juan Manuel de Rosas-Villa Urquiza, uniendo los dos criterios, el histórico-geográfico y la identidad del barrio”, agrega. Rossi que pertenece a ECO y tiene mandato hasta 2017.

El historiador Hernán Brienza defiende la exclusiva permanencia de Rosas en el nombre de la estación.  “Hacer revanchas geográficas, de nombres de calles y de plazas demuestra que los porteños no tenemos derecho a nuestro propio reconocimiento histórico. Deberíamos buscar la manera de que en Buenos Aires no sólo estén los caudillos unitarios sino los dirigentes del partido federal. Ese es el gran desafío de la Ciudad”, dice. Y frente a las acusaciones contra el ex gobernador bonaerense  agrega que las calles y los homenajes no siempre están en relación con lo bueno y lo malo que hizo una persona. Rosas es parte de la historia, te puede gustar o no”.

Para ser ley, requiere una doble aprobación de la Legislatura. La primera votación ya se realizó, y tuvo todos votos afirmativos, con la única abstención de la legisladora Graciela Ocaña. Luego se hizo la audiencia pública en abril pasado. Ahora, volvió a la comisión de cultura, esperando que secretaría parlamentaria lo pase a sesión. Allí será el segundo tratamiento del cuerpo de la Legislatura. Ese sería el último escollo, que ocurrirá en las próximas semanas.

El Diputado Rossi agrega además otro argumento. Llama a ver a la Ciudad como el conjunto de sus barrios particulares pero al mismo tiempo como una unidad, con una fuerte pertenencia. “Buenos Aires es la suma de sus barrios. Es una identidad colectiva por identidades particulares, y lo más importante es que siga siendo eso. Que nombrar a cada barrio te remita a una identidad particular, que no lo deja de hacer muy porteño. Urquiza tiene una identidad muy propia como el resto de los barrios de la comuna, pero al mismo tiempo es “porteñísimo”. Ahora está el debate sobre como nombrar nuestras comunas. Es interesantísimo. Debemos tener un debate amplio, apasionado pero encontrando las mejores soluciones para poder nominar con el mejor criterio posible”, cierra su explicación.

Trece años después de cuando estaba previsto inaugurarlas, y a tres de que el subte llegue por primera vez hasta Monroe, el nombre de Villa Urquiza está pronto a aparecer en la estación cabecera del Subte B, convirtiéndose en símbolo más del barrio.

 

Pin It

Derechos

Se autoriza la la reproducción parcial/total de los contenidos siempre citando la fuente Reg. Prop. Intelectual N° 5239607 / Ley 11.723

Nosotros

Director: Gustavo Carpinella
José Cubas 3240 CABA
Teléfono de contacto: 15-4940-9872
info@lacomuna12.com.ar

Staff