Comuna 12

Los clubes en cuarentena: entre las actividades virtuales y la incertidumbre económica

La llegada de la pandemia, y la cuarentena impuesta desde el mes de marzo, alteró las rutinas y la vida cotidiana de los distintos ámbitos de la sociedad. Con el correr de los meses, algunos lograron volver a las actividades, pero otros, como los clubes de barrio, todavía están lejos de poder hacerlo.

 

 

Mientras tanto, estas instituciones claves para la vida barrial enfrentan un doble desafío: el cese de la práctica deportiva genera desaliento y deserción en sus deportistas, y el escaso o nulo pago de cuota por la crisis impacta profundamente en sus ingresos.

 

Para poder afrontar la situación, los clubes de barrio más importantes de la Comuna 12 recurrieron a distinto tipo de alternativas. Sin embargo, ninguno escapa a la cruda situación y a la preocupación por el futuro, al tiempo que intentan mantener la comunidad entre sus socios/as por las vías virtuales.

 

“La vamos peleando, no estamos muertos”, dice Juan Carlos Mastrángelo, presidente del Club Sunderland (Lugones 3161). El dirigente asegura que los ingresos se cayeron en un 90% debido a las restricciones sanitarias. Hasta marzo, esta institución de Villa Urquiza tenía al salón de fiestas y el alquiler de la confitería como sus dos mayores proveedores de dinero.

sunderlandzoom

 

El primero está totalmente paralizado. “Teníamos muchas fechas reservadas, el salón estaba siempre lleno los sábados y ahora incluso tenemos que devolver muchas señas”, expresa Mastrángelo. En tanto, el buffet funciona solo con la modalidad delivery, y arreglaron aportar una parte de lo que hasta ahora abonaban por la concesión. De ese ingreso, dinero ahorrado, el ATP y subsidios de Ciudad y Nación, pudieron pagar sueldos.

 

“Nosotros no tenemos ingresos desde el club”, indica por tanto Daniel Destéfano, presidente del 17 de Agosto (Albarellos 2935). Sin embargo, esta histórica sede de Villa Pueyrredón alcanzó la plana nacional cuando para poder sobrellevar la cuarentena montaron una verdulería comunitaria dentro de las instalaciones del mismo. Esta, con precios bajos y gran variedad de especies, permite afrontar los gastos que tiene en sueldos de empleados.

 

En ambos clubes, hay algo de aporte del pago de cuota, pero bastante menor. De hecho, la Comisión Directiva del 17 de agosto lanzó una carta pública instando a los socios a colaborar con el abono de la misma y costear los restantes gastos. 

 

La realidad del club más grande de la Comuna, Pinocho (Manuela Pedraza 5139) no es muy distinta. “Hoy estamos en un mal momento. La pandemia nos pone ante una disyuntiva, ya que las familias están afectadas por la situación, mucha gente perdió su trabajo y se redujeron sus ingresos. Esto pone en segundo plano el pago de una actividad como la cuota social. Pero tenemos que agradecer a muchos de nuestros socios que hacen un enorme esfuerzo para aún en esta situación seguir pagando la cuota”, explica Hugo Mariani, dirigente de la institución de Villa Urquiza.

carta17

 

A la par de la verdulería del 17 de AgostoSunderland recurrió a rifas y Pinocho a bingos y otras actividades lúdicas para conseguir ingresos extra. “Sabemos que estamos en una zona que, si bien creció demográficamente, no es de las más ricas de la Ciudad. Por eso comprendemos a las familias ante el pago de la cuota de sus hijos, que en su mayoría son menores de edad”, explica Mariani. 

 

Si bien los clubes más importantes del barrio tienen distintas actividades, todos mantienen el contacto con sus deportistas de manera virtual, aunque coinciden en que el intercambio por esta vía no puede compararse un entrenamiento para la competencia. “Es más que nada para mantener activos a los chicos. Pero lamentablemente el interés se va perdiendo, se ve una deserción semana a semana, ya no se lo bancan”, reflexiona el dirigente de Sunderland.

 

“Las actividades tienen una convocatoria del 80% de lo que sabían tener con la presencialidad”, cuenta por su parte Destéfano. En 17 de Agosto, explica, es imposible hacer algún encuentro de los distintos socios, ya que hay “muchas cosas aranceladas que son del club pero a la vez no”, como sucede con la pileta o el gimnasio. 

 

Desde la coordinación de los clubes, las restricciones sanitarias generan también un problema para la toma de decisiones. Como muchos de los miembros de la Comisión Directiva son gente de edad avanzada, no hay reuniones desde marzo, y tampoco es sencillo comunicarse por videollamada. “Una de los aprendizajes que nos deja la pandemia es que tenemos que tener gente joven en la CD, porque sinotenés estas dificultades”, se sincera Mastrángelo.

 

A pesar de tener las puertas cerradas y estas adversidades, ninguna de estas instituciones olvida su rol social dentro de los barrios. A lo largo de la cuarentena, organizaron distintas actividades solidarias. La recolección de donaciones que preparan Pinocho y 17 de Agosto para el próximo Día del Niño es otro ejemplo de ello. 

 

Cuándo y de qué forma será el retorno es una gran incógnita, y genera también preocupación en los directivos de los clubes. “Va a costar económicamente por los elementos que va a requerir el protocolo y también emocionalmente. El socio tiene que venir a su segunda casa, que es el club, y sentirse sin miedo, relajado”, sostiene Mariani. 

 

“Podemos aguantar septiembre con el club cerrado, pero octubre no se si resistimos sin ayuda”, cuenta Mastrángelo. Este dirigente, en tanto, brinda su presunción acerca del parámetro previo para saber en qué momento se permitirá volver a las actividades. “Seguramente lo hagamos una vez que reabran las escuelas, antes lo veo difícil”, cierra. 

Pin It

Derechos

Se autoriza la la reproducción parcial/total de los contenidos siempre citando la fuente Reg. Prop. Intelectual N° 5239607 / Ley 11.723

Nosotros

Director: Gustavo Carpinella
José Cubas 3240 CABA
Teléfono de contacto: 15-4940-9872
info@lacomuna12.com.ar

Staff