Sábado 15 Diciembre 2018

Comuna 12   

Instagram Google PlustwitterFacebook

 

comunasDesde que se logró la autonomía, ningún gobierno porteño tuvo vocación de descentralizar la Ciudad de Buenos Aires, ya que descentralizar -política y económicamente- la ciudad es "descentralizar poder" y ninguna administración quiere ceder ni una cuota del tan preciado bien. El actual partido gobernante, tampoco tiene vocación de descentralizar la Capital Federal en comunas, a pesar de que muchos de sus representantes se jactan diciendo "el cuco privatizador es el que va a implementar las comunas". Quiénes hace años seguimos y esperamos la concresión de este proceso sabemos que la acción persistente de los vecinos, con el aval de la justicia lograron el objetivo. Ahora el oficialialismo, sin más remedio que realizar la elección de comunas busca "licuar" su poder denigrando sus juntas comunales con funcionarios que trabajen a honorem, con la excusa de reucir "el gasto público" o no difundiendo masivamente este novedoso e histórico proceso entre la ciudadanía..."cuando menos se enteren, mejor".

 

El Subsecretario de Atención ciudadana, Eduardo Machiavelli confirmó ante los medios lo que ya era un "secreto a voces" el oficialismo intentará, mediante un proyecto de Ley, que solo el cargo de Jefe Comunal sea rentado y que los restantes seis vocales trabajen "ad honorem", argumentando que se busca  "limitar la burocracia" y el gasto en las Comunas.

Pero esa preocupación por "cuidar el dinero de los vecinos" no se traduce en los siderales sueldos de sus funcionarios públicos de primera línea o sus asesores que llega a cobrar hasta 30 canastas básicas totales por mes.

Que los vocales de las Juntas Comunales no perciban un salario por su función pública es denigrar estos cargos, con el claro objetivo de desgastar a este cuerpo, quedando reducido al puesto rentado, el de Jefe Comunal. Si el oficialismo tiene suerte en esta elección y logra colocar varios de sus hombres en estos cargos se terminan conviertiendo en "gerentes" funcionales al Jefe de Gobierno, sin oposición.  

El proceso de difusión sobre el espíritu y contenido de las comunas no paso de algunos volantes/carteles tímidos o alguna convocatoria barrial con poca difusión. No informar a la ciudadanía sobre este proceso novedoso es otra forma de "licuar" el poder de las comunas. Los vecinos votarán el 10 de julio a las primeras 15 juntas comunales de la historia de la Ciudad de Buenos Aires pero la gran mayoría no sabe de que se trata este proceso y los beneficios que tiene para ellos mismos.

Y si se logró la primera elección de comunas, fué por el persistente accionar de agrupaciones vecinales comprometidas con la concresión de este proceso, que encontró el aval de la justicia y dejó teminó "jaqueando" al oficialismo que intentaba diluir este mandato constitucional.

Descentralizar, es "descentralizar poder" es someter el control de la gestión a los vecinos, que participen, que decidan sobre el destino de los fondos públicos y que controlen las prestaciones y contrataciones que hace el gobierno porteño de turno.

Sin duda que esto no suena "nada bien" en los oidos de ningún mandatario y menos en los de un empresario con metodología verticalista.