Marcelo Ramal: “El PRO y los K votan juntos y en silencio por el pago de la deuda usuraria”

ramal

En la sesión de hoy, la Legislatura de la Ciudad aprobó una declaración de los diputados del kirchnerismo y del PRO saludando las gestiones oficiales y de opositores en pos de un arreglo de deuda con los fondos buitres, y a favor de continuar con el pago del conjunto de la deuda externa. Además del consenso en torno del contenido de la declaración, el kirchnerismo y el macrismo se complotaron para una votación “sin discursos”, impidiendo un debate sobre la cuestión. 

 

“Es notable ver cómo el kirchnerismo y la derecha votan juntos el reconocimiento de esta deuda ya varias veces pagada, y que conducirá a nuevas confiscaciones contra el pueblo argentino.  Ramal agregó:  “ustedes (el PRO y los K) han consensuad! o una declaración tan servil, que ni siquiera condena el fallo colonial de la Corte americana contra el país.   Para evitar un bochorno mayor, resolvieron hacerlo sigilosamente, es decir, impidiendo que los bloques expresen su posición”, disparó el Diputado del Frente de izquierda y propuso una declaración alternativa.  

"La Legislatura repudia el fallo colonial de la Corte de los Estados Unidos contra Argentina, que pretende resarcir a los fondos que no adhirieron a los canjes de deuda así como disponer embargos contra el patrimonio nacional en el exterior. Asimismo, rechazamos la decisión oficial –y de la oposición tradicional- de asumir el pago de esta nueva hipoteca contra el país, con los mismos principios abusivos de los arreglos concretados con Repsol, el Club de París el CIADI y los canjes de 2005-2010, para reconocer una deuda que constituye una mera capitalización de intereses, o sea, que reviste un carácter usurario. Reclamamos la inmediata suspensión del pago de toda la deuda externa y una auditoría integral a cargo del Congreso y de la justicia. Que el pueblo! decida, a través de un referéndum, qué hacer con una hipoteca cuyo pago conducirá a una nueva devaluación y a una confiscación en regla contra trabajadores, jubilados y contribuyentes. En momentos en que la deuda internacional supera los 1.000 billones de dólares y está conduciendo a los pueblos del planeta a una verdadera catástrofe social, propugnamos la convocatoria a una acción internacional de movilización por el repudio de las deudas usurarias. Integramos la cuestión del repudio de la deuda a la perspectiva y la lucha por un gobierno de trabajadores, que dispondrá del ahorro nacional, no para su dilapidación a manos de los usureros internacionales, como ocurre ahora, sino para la reindustrialización del país y la reorganización de su economía sobre nuevas bases sociales."

Pin It