Pese a la prohibición, Rappi, Glovo y Pedidos YA siguen en las calles de la Ciudad

apps delibery

A 24 horas del sorpresivo fallo en su contra, nada cambió en la Ciudad de Buenos Aires. Las aplicaciones móviles de reparto, Rappi, Glovo y Pedidos Ya se mantienen disponibles y sus trabajadores con sus motos o bicicletas circulando por las calles.

El Juez Roberto Gallardo, quien tiene a su cargo el Juzgado de Feria en lo Contencioso Administrativo y Tributario N° 2, había ordenado en la tarde del viernes 2 de agosto que sean inmediatamente suspendidas estas aplicaciones, ya que argumentaba que incumplían la Ley 5.526 y su reglamentación. Esta normativa es el Código de Transporte, que exige que aquellos que están en las bicicletas o motos que usen casco reglamentario, indumentaria reflectiva, y la libreta sanitaria para poder trasladar alimentos.

Además, el magistrado impuso un plazo de dos días para que las firmas den a conocer el listado de personal que cumple con el servicio de reparto. Además las exhortó a mostrar que le fue entregado a los trabajadores los requisitos de indumentaria previamente señalados. Por último, recordó que cada trabajador debe tener una póliza de seguro personal y de riesgo de trabajo. Además de pedir que sean inhabilitadas, Gallardo pidió a la empresas de tarjeta de crédito Visa, American Express, MasterCard y Naranja que bloqueen las operaciones que Glovo, Rappi y Pedidos Ya realicen por medio de ellas. El magistrado porteño, en tanto, pidió a los oficiales de la Policía de la Ciudad que controlen que los trabajadores cumplan con las normas exigidas, y para ello los habilitó a detenerlos, revisarlos y llegado al caso confiscarles la mercadería.

El Juez destacó en su fallo que no deben ser los trabajadores los que paguen por los elementos exigidos. “Resulta expresamente vedado a las empresas obligar a los empleados a costear las provisiones establecidas”, dijo Gallardo.

Pese a todos estos requisitos, las aplicaciones funcionaron con normalidad durante todo el sábado, ni hubo información de acciones de la Policía contra los empleados. Desde las empresas, en tanto, se hicieron oir las quejas por la medida. Rappi comunicó que le generó “gran preocupación el fallo, que afecta a la comunidad". La firma argumentó que esta medida genera perjuicios a “repartidores, comercios y consumidores". No obstante, prometio continuar con “el compromiso de siempre".

Pin It