Saavedra

Quién es Miguel Jerónimo Villalba, el escultor de Villa Urquiza que dio vida al monumento de Néstor Kirchner

monumento nestor

 

En pocas horas, el monumento de bronce a Néstor Kirchner de 2,30 metros de alto y casi 600 kg se inaugurará por primera vez en la Argentina, luego de la presentación inicial que tuvo la primera semana de diciembre de 2014 en la sede de la UNASUR en Quito, Ecuador. A pesar de la relevancia del acontecimiento, la voz de Miguel Jerónimo Villalba se escucha suave, con pausas claras, propio de una tranquilidad que no condice con la efervescencia del momento que está a punto de vivir el principal responsable de la escultura del ex Presidente Argentino.


“Es muy movilizante lograr representar a una figura que para tanta gente es importante, eso es un montón”, explica mientras trata de callar a sus hijos que corren por los pasillos de su casa. La escultura que realizó hace seis años está a punto de exhibirse en el hall del Centro Cultural Kirchner, a las 11.30 de la mañana, en conmemoración del décimo aniversario del fallecimiento del ex mandatario. Se trata de un acto que, aunque no contará con la presencia de la Vicepresidenta Cristina Fernández, quien explicó su ausencia en redes sociales, tendrá la participación del Presidente Alberto Fernández, parte de su Gabinete y, por supuesto, del mismísimo Miguel, que nos cuenta el largo camino que recorrió hasta conseguir la creación de una de sus grandes obras.

 

monumentonestor


“Soy artista plástico y realizo esculturas desde hace, más o menos, 20 años, soy bastante joven para el ambiente. Voy a cumplir 40 y la verdad, desde muy chico estuve relacionado con el arte”, detalla Miguel a quien se le nota la conexión inalterable con su padre, de quien aprendió buena parte del oficio porque siempre lo llevaba a su taller cuando apenas caminaba.

Villalba nació el 3 de junio de 1981 en Buenos Aires y es vecino del barrio de Villa Urquiza de casi toda la vida. Es ebanista gracias a la educación que recibió en la escuela técnica Raggio de Núñez, ubicada en la Av. Del Libertador, aunque pronto se dio cuenta que trabajar la madera y la administración de los muebles no lo llenaban tanto: “Yo me sentía cómodo haciendo muebles de estilo, góticos, romanos, de estilo Luis XIV, pero a la hora de hacer muebles más de cocina, o placares, no me iba bien. No me sentía tan pleno. Ahí me metí en Bellas Artes y empecé a estudiar. Comencé a trabajar con mi viejo y como suele pasar, tuvimos épocas de mucho roce”.

 

Los orígenes del taller y la primera escultura de Néstor

“El taller está en Saavedra, en Pinto al 4600, ese lugar lo alquilamos. Mi viejo empezó en la década del ´70 a trabajar la madera y hacía trabajos con esculturas que no eran tan específicos. Tuvo momentos muy buenos en la década del ´80, como cuando hizo el Monumento a la Paz en Corrientes, él es de ahí”, nos cuenta Miguel sobre los primeros pasos de su local.

miguelvillalba2


Aunque admite que hace 15 años atrás, las discusiones con su padre en el trabajo eran moneda corriente, reconoce que actualmente están viviendo un momento de extrema comunión que le permite disfrutar, mientras recuerda el entusiasmo de su papá cuando decidió sumarse al taller, un espacio pequeño donde ha creado grandes piezas de arte.


Espontáneamente, la figura de Kirchner surge en la charla: “Mirá, este tipo de monumento como el de Néstor se manda a fundir en bronce. Yo hice toda la primera parte de la obra, pero el proceso de fundición no se hizo ahí. Yo me encargué, igualmente, de direccionar cómo se haría el bronce”.


Villalba, que se describe como un artista de perfil bajo, narra cómo lograron contactarlo y, en parte, dice que fueron esas vueltas que tiene la vida. “A mí, por lo general, me llaman particulares. En el caso de esta obra me llamaron personas allegadas a Kirchner. Pero no familiares directos, es decir, no me llamó Cristina o Máximo. Sino personas amigas que me dijeron ´queremos homenajearlo´. Querían hacerlo desde un costado más humano, no político”, explica Miguel mientras recuerda el llamado que recibió en 2011 cuando se conmemoraba un año del fallecimiento del ex presidente.


El escultor de Saavedra ya había realizado varios trabajos para Presidencia como un premio que se otorgó a las Madres de Plaza de Mayo en 2010, y esas referencias que tenían de él le permitieron presentar una maqueta que gustó mucho: “Vos sabés que la persona que me hizo llegar a mí no tiene nada que ver con Presidencia, es un particular que recomendó, a su vez, otro particular, y así llegué. A veces se da así. Otras veces es por concurso”, argumenta con orgullo.


El gran dato de esta historia es que la escultura que se emplazará en el CCK no es la misma que la primera que realizó Villalba en 2011 por pedido de allegados de Néstor, que fue inaugurada ese mismo año en un barrio de Río Gallegos, en Santa Cruz. “Pasó el tiempo y me llaman de Cancillería y me dicen que habían visto el monumento de Río Gallegos y que les gustó. Querían hacer esa misma obra para UNASUR, es decir, la hice dos veces. Había detalles que modificar, por ejemplo, me pidieron que no lo haga tan serio como la primera escultura, pero el modelo ya estaba”, detalla Miguel acerca del reconocimiento que buscaron hacerle a quien fuera el primer Secretario de la Unión de Naciones Suramericanas.

 

El fugaz viaje a Quito y la llegada al CCK

De aquella semana de diciembre de 2014, nos adelanta que fue un viaje movilizante repleto de personas y de cámaras de televisión por todos lados: “Tuve la oportunidad viajar a Ecuador, estuve con los presidentes en la inauguración y fue un evento enorme, muy emotivo. Fui y volví solo. No tenía la obligación de ir pero, por supuesto, quería estar y además ver que se hiciera bien la colocación y todo lo demás”, explica Miguel sobre el puñado de días que duró la aventura en la que no había misterio porque estaba todo pautado, pero si mucha emoción por el contexto.


Tiempo atrás, a Miguel lo llamaron de UNASUR para comentarle que traerían su obra al país, la misma a la que le dedicó seis meses de trabajo pleno. Más tarde, lo llamaron desde el área de Ceremonial para invitarlo formalmente a la inauguración de este mediodía, y nos brinda detalles de su participación: “Sinceramente, me informaron del lugar donde iría la obra, no me consultaron previamente. Pero está bien. El CCK es un centro importantísimo y tiene grandes curadores, gente muy grosa. Cualquier cambio que se haga tiene que pasar un protocolo institucional muy complejo. Entonces quién mejor que ellos para tomar una decisión”, sostiene, a su vez que nos dice que pudo ver el monumento cuando llegó al país y hacerle un par de retoques a pesar de que estuvo guardado en el taller donde se realizó la fundición.

miguelvillalbaunasur

La obra de arte que se está por presentar esta hechá a más de un 20% de la escala real, lo que convierte el trabajo del escultor en un desafío demasiado grande. Sin embargo, la serenidad con la que Miguel Jerónimo Villalba se despidió de nosotros y detalló cada una de sus vivencias en torno a la recreación de la figura de Néstor Kirchner, solo nos empuja a sacar una conclusión: esta pieza de arte conseguirá lo imposible al volver chiquito un centro cultural tan inmenso, como sucederá este mediodía en Buenos Aires.

 

Pin It

Derechos

Se autoriza la la reproducción parcial/total de los contenidos siempre citando la fuente Reg. Prop. Intelectual N° 5239607 / Ley 11.723

Nosotros

Director: Gustavo Carpinella
José Cubas 3240 CABA
Teléfono de contacto: 15-4940-9872
info@lacomuna12.com.ar

Staff