Comuna 12

Se acerca el final de la concesión y el futuro del subte porteño es una incógnita

El próximo 31 de diciembre no solo llegará a su fin el año 2019. Esa jornada, también, indicará el vencimiento de la concesión del servicio del subterráneo de la Ciudad de Buenos Aires para la firma Metrovías. Antes de esa fecha, el reelecto gobierno de Horacio Rodríguez Larreta debería hacer la nueva licitación, pero la misma se encuentra demorada y no está previsto que suceda dentro de las próximas semanas.

 

De esta manera, la hipótesis principal es que las autoridades prorrogen la actual licencia para Metrovías por un año más, para permitir que el subte pueda funcionar sin inconvenientes legales. Esto ya sucedió en 2017, ya que ese era el año original en el que terminaba el plazo original, pero el mismo fue renovado hasta el último día de este año.

 

Hasta el momento, 3 consorcios de empresas se mostraron interesadas en hacerse cargo de uno de los medios de transporte más utilizados en Buenos Aires. En primer lugar, la firma Metrovías-Roggio, actual encargada del servicio. Luego, también se ofrecieron RATP-Alstom (que tienen a su cargo el subte en París)y Keolis-Helport (que manejan actualmente el subte en Lyon y Londres). Actualmente, la licitación está en su etapa técnica, por lo que sería imposible cumplir con los siguientes pasos para que se lleve a cabo el otorgamiento a algunas de las firmas en este año. El siguiente escalón será la presentación de la cotización estimada para tomar el control del subte.

 

Por ello, la licitación recién ocurriría a mediados de 2020, y para ello se necesitaría una nueva extensión del plazo original. Esto requerirá la aprobación de la Legislatura, algo que no sería difícil de lograr para el oficialismo con los votos de sus nuevos aliados.

 

La empresa Metrovías, del Grupo Roggio, tiene a su cargo el subte hace 25 años. Si es nuevamente elegida, o en el caso de que otra firma sea la nueva adjudicataria, tendrá que afrontar dos desafíos principales. El primero tiene que ver con la denuncia sobre la presencia de asbesto en las formaciones de la Línea B, reconocida por autoridades porteñas y el principal motivo de reclamo de los Metrodelegados. En tanto, el comienzo de las obras de la Línea F, prometidas por Rodríguez Larreta, que terminarán recorriendo Plaza Italia y Barracas y que, en los primeros cálculos, estará lista para 2027.

 

Pin It