Sábado 15 Diciembre 2018

Comuna 12   

Instagram Google PlustwitterFacebook

 

barrio mitre

Los vecinos del barrio Mitre de Saavedra reclaman al Gobierno de Mauricio Macri y a la compañía IRSA por el inicio de las obras comprometidas, que hubieran evitado la inundación del lugar y la muerte de una anciana durante el violento temporal. Foto: Clarín.

 

Así lo aseguraron a Télam vecinos del barrio que abarca seis manzanas de Saavedra - entre las calles Correa, Posta, Arias y Melián- y cuenta con 324 viviendas, de las cuales la mayoría fue afectada por la entrada de agua en la madrugada del 2 de abril, cuando cayó sobre la Ciudad una tormenta histórica.

“Perdí todos los muebles de mi casa porque entraron 90 centímetros de agua y estuve así durante cinco horas”, relató Marta Carrillo, quien pasó toda su vida en el barrio y coordina el Centro Comunitario que allí funciona.

Para Carrillo, que desde el martes trabaja sin parar en la recepción y distribución de las donaciones que fueron llegando, “se sabía que con la llegada del Dot el impacto ambiental iba a ser el de las inundaciones, porque esto es un pozo y ellos están en lo alto”.

La imagen que describe la mujer fue reflejada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner durante la cadena nacional del viernes, cuando recordó su visita a esa zona de la Ciudad un día después del temporal y dijo que el barrio “es literalmente una palangana entre un inmenso shopping y varios edificios que lo rodean”.

En ese mensaje, la Jefa de Estado adelantó que la semana próxima habrá una reunión con los dueños del centro comercial y con las autoridades porteñas “para ponerse a trabajar juntos para solucionar los problemas de la gente, porque no se merecen una cosa así”.

El barrio Mitre fue levantado a fines de la década del 50 para los habitantes de un asentamiento que existía en el lugar y que fue arrasado por un incendio.

No obstante una ley aprobada por la Legislatura en 1998 rezonificó los terrenos solo aptos para viviendas con el propósito de que pudiera levantarse sobre un predio lindante a las casas un emprendimiento privado, que primero fue pensado para un hipermercado y luego se cambió por el actual shopping.

En 2009, el Dot abrió sus puertas tras una serie de inconvenientes judiciales dado que no había cumplido con el compromiso establecido en la ley de construir un centro de salud y un jardín maternal para los vecinos del barrio Mitre, como contraprestación para conseguir la habilitación.

Walter Correa, el presidente de uno de los consorcios del barrio, manifestó: “hace cuatro años que estamos en lucha porque si bien nos dijeron que el shopping no nos iba a molestar, todo el desagote sale a un lateral del barrio, donde desembocan diez caños que forman un hongo de dos metros y por eso nos inundamos”.

“El martes fue un desastre, una desgracia enorme”, resume Correa lo vivido en esa jornada en la cual falleció una mujer de 82 años que vivía en una de las casas que se inundó.

Uno de los abogados de los vecinos, Mariano Przybylski, explicó que “en mayo del año pasado se presentó un amparo exigiendo al Gobierno porteño que resuelva el tema de la obra de desagüe porque es por el Dot que el barrio se inunda” y precisó que la justicia local instó al Ejecutivo porteño a presentar un plan de obra “paliativa” frente al problema planteado por los vecinos.

Sin embargo, hasta mediados de marzo pasado, la gestión macrista incumplió con la orden, lo que demuestra, según el abogado, “el nivel de desidia del Gobierno porteño”.