Viejas hazañas del calamar

hazaña platense

El Viernes 12 de Marzo, se cumplieron 43 años del primer triunfo de Platense ante River jugando en el estadio Antonio Vespucio Liberti. Aquel torneo Metropolitano de 1967 quedará grabado en la memoria de todos los calamares por haber sido quizás, uno en los que más cerca estuvo el “marrón” de coronarse como campeón. Aquel equipo que integraban entre otros, Néstor Subiat, Carlos Bulla, Juan Carlos Murúa y Alberto Muggione, llegó a disputar las semifinales frente a Estudiantes de La Plata en el estadio de Boca Juniors.

 

Platense, dirigido en aquel entonces por Ángel Labruna, integraba el grupo B junto a otros 11 equipos (entre ellos River, Independiente y San Lorenzo). Por la primera jornada, había derrotado a Chacarita Juniors por 3-2 mientras que River había goleado a Deportivo Español por 6-1 en la cancha de Tigre.


Lejos de diferencias y prejuicios entre ambos equipos, Labruna se inclinó por una alineación aguerrida de mitad de cancha en adelante para visitar al “millonario”: Hurt en el arco, Murua y Masuetto de defensores bien definidos, un mediocampo integrado por Recio, Togneri y Aranda y una ofensiva conformada por un quinteto que resultó letal: Miranda, Muggione, Subiat, Bulla y Medina. Por su parte, River formó con: Gatti; Panizo, Vieitez; Bordon, Solari, Matosas; Cubillas, Sarnari, Lallana, Onega y Más.


Ni bien comenzado el encuentro, el local se adelantó en el campo de juego y aprisionó a la visita contra su arco. Cuando habían pasado solo 8 minutos del pitazo inicial, Onega penetró en la defensa “calamar” y Masuetto le cometió una infracción que el juez Spinetto sancionó como penal. Labruna protestó desmedidamente contra el referí y este decidió expulsarlo del terreno de juego.

 

Luego ante la prensa, Labruna declaró lo siguiente: “Le dije al árbitro que no empuje a mis jugadores, me trato de sinvergüenza, yo le respondí lo mismo y me expulsó”. Tras el revuelo, Lallana, encargado de sentenciar la pena máxima desde los 12 pasos, marro su disparó y el marcador no varió. A partir de este fallo del delantero “millonario”, el “calamar” empezó a edificar un partido sumamente correcto a partir de las buenas actuaciones de Togneri, que cubrió bien las espaldas de Murúa y distribuyó inteligentemente el balón de atrás para adelante y Miranda que fue decisivo para el score final.

 

Promediando la primera etapa, Domingo Aranda se hace un nudo y pierde la pelota que queda en poder de Onega quién es muy bien atorado por Hurt impidiéndole de esta manera que anote para River. Pocos minutos después, precisamente a los 30, Muggione tomó el balón se acerco al área defendida por Hugo Gatti y sacó un violento disparo que tuvo destino de red sin que el “loco” pudiera hacer nada. Tras la apertura del marcador, River intentó batir a Hurt con juego aéreo pero una y otra vez se topó con las figuras de Murua y Masuetto que cortaron todos los avances y así se fue la primera etapa.


Con la reanudación, el conjunto de Núñez encontró mas espacios y a los cinco minutos Cubillas recibió una pelota en profundidad anotó con un fuerte remate a la derecha de Hurt. Sin embargo, la visita no bajó los brazos a pesar del empate y el aliento del público local.  

Tres minutos después y casi sin dejar respirar al “millonario”, Miranda culminó con gran serenidad una maniobra personal y definió mano a mano al palo izquierdo de Gatti ante la atenta mirada de Vieitez y Solari que habían quedado en el camino. River empezó a temer que la derrota se hiciera realidad y se replegó en ataque con todas sus armas. Togneri, Murua y Masuetto intentaron disipar todos los ataques del conjunto millonario, pero a los 25 minutos nada pudieron hacer ante el fuerte remate de Onega que emparejo el resultado.

Era 2-2 y quedaban 20 minutos para que, el equipo mas sereno e inteligente pudiera aprovechar los espacios que su rival dejara por intentar ganar. Y cuando nadie se lo esperaba, Platense, aquel equipo que nunca había triunfado en el Monumental de Núñez, aquel equipo que hacía tan solo dos años había retornado a la máxima categoría, le dio el tiro de gracia a un River que poco había ofrecido: nuevamente Miranda convierte ante Gatti y Vieitez corre estérilmente hasta el fondo del arco.

Luego, Luis Medina se adjudicó el gol afirmando que el la desvió con la rodilla antes de que ingrese a la línea de meta, pero finalmente y para la estadística, el tanto quedó asignado para Miranda. El mismo Miranda, tan solo 3 minutos después, enfrentó a Gatti y este lo derribó dentro del área. Fue penal, pero “el loco” le tapó el disparo a Muggione. Lo que resto de juego, fue puro empuje del local, pero al final, Platense se levantó con la victoria.

                                                                 Fuente: Prensa Platense

Pin It

Derechos

Se autoriza la la reproducción parcial/total de los contenidos siempre citando la fuente Reg. Prop. Intelectual N° 5239607 / Ley 11.723

Nosotros

Director: Gustavo Carpinella
José Cubas 3240 CABA
Teléfono de contacto: 15-4940-9872
info@lacomuna12.com.ar

Staff