Martes 16 Octubre 2018

Comuna 12   

Instagram Google PlustwitterFacebook

 

El barrio de la Comuna 12 cumple 131 años y lo celebra este martes en el Centro Cultural 25 de Mayo. Desde la Comisión Permanente Centenario de Villa Urquiza adelantaron las actividades que se llevarán a cabo durante el festejo.

 

Mañana martes 2 de octubre el barrio porteño de Villa Urquiza cumple 131 años y lo festeja con un evento en el Centro Cultural 25 de Mayo, a partir de las 9:30hs. La entrada es libre y gratuita.

Como todos los años, es organizado por la Comisión Permanente Centenario de Villa Urquiza, que informó la participación del Presidente de la Comuna 12, Jorge Arturo Roca; la presencia de distintos comuneros, y de autoridades de Trenes Argentinos y AUSA , a los que se les entregará un diploma por su colaboración con el barrio. Además, habrá actividades culturales que fueron organizadas junto a la Sede de la Comuna 12 de la mano de Paola Pereyra, encargada de Cultura.  

La Fundadora y Secretaria General de la Comisión, Victoria Barbagallo de Herández, contó para Comuna 12 -Periódico Digital que mañana abrirá el acto la banda de la Policía Federal, habrá un show musical de Soka Gakkai y Variete de Danza de la Escuela de Danzas "Aída Victoria Mastrazzi". También se entregarán reconocimientos, diplomas y libros. Están invitadas todas las escuelas y colegios del barrio.

“Siempre tenemos que tener presentes las raíces de dónde somos. Y yo las tengo, Villa Urquiza es un sentimiento, es una gran familia. Desde la Comisión Permanente hacemos muchas cosas por el barrio, desde exigir semáforos hasta conseguir que le pongan el nuevo nombre a la estación terminal de la Línea B Rosas-Villa Urquiza, por ejemplo. Y el cine teatro 25 de mayo fue recuperado gracias al trabajo de los vecinos y de la Comisión de Villa Urquiza”, expresó Barbagallo.

Nacido como “Villa Catalinas”, el barrio se creó en el año 1887. Frente a la necesidad de cubrir con tierra esa zona baja, la Empresa "Muelle de las Catalinas" decidió comprar los extensos terreros, para rellenarlos y luego venderlos, pensándose en el trazado de una villa. Cuatro años más tarde y al cumplirse 100 años del nacimiento de don Justo José de Urquiza, la villa adoptó para sí el nombre del general entrerriano. Fue por decreto y a pedido de los pobladores. (Fuente: Gobierno de la Ciudad).

Actualmente, Villa Urquiza está comprendida por las calles Crisólogo Larralde, Galván, Núñez, Tronador, Franklin D. Roosevelt, Estomba, Monroe, Rómulo Naón, La Pampa y Av. de los Constituyentes, y las vías del Ferrocarril Mitre.

Si bien el barrio se ha caracterizado como un lugar de casas bajas con grandes calles arboladas y espacios verdes, en los últimos años se ha convertido en uno de los lugares más demandados por el mercado inmobiliario, no sólo para la construcción de grandes edificios, sino también para los comercios, principalmente en los alrededores de la avenida Triunvirato. Villa Urquiza es uno de los barrios de CABA donde más se cotizan las propiedades.

Un alma de diamante en Villa Urquiza

“El Flaco” Luis Alberto Spinetta fue urquicense y se transformó en un símbolo para el barrio de la Comuna 12. El músico, fallecido en el año 2012, vivió los últimos 23 años en la calle Iberá al 5000. Los vecinos y comerciantes lo recuerdan como una persona humilde y comprometida con el barrio, de perfil bajo y atento; Spinetta era un vecino más.

Por esto, Villa Urquiza lo ha homenajeado en varias oportunidades: con la construcción de una estatua; con el nombre en el paso bajo nivel de la Av. Congreso y Tronador (decidido por los vecinos en una votación abierta), con un mural en la estación y con el proyecto de cambiar el nombre a la calle Iberá por el de Luis Alberto Spinetta, que por una ley porteña recién en febrero de 2022 podría llevar su nombre.

El ícono del rock argentino fue uno de los impulsores de la recuperación y restauración del Centro Cultural 25 de Mayo, un teatro emblema de Villa Urquiza. Además, el músico no sólo vivió en el barrio, sino que también armó su estudio de grabación.

Luis Alberto Spinetta fue sin duda un alma de diamante que dejó una huella imborrable en este barrio.