Coghlan

Agobiados y sin reconocimiento por su labor, el personal del Hospital Pirovano se prepara para otro año de pandemia

hospital pirovano diciembre

Los cierres de año son tradicionalmente una oportunidad para balances o análisis de cómo se transitaron los doce meses que culminan. En ese escenario, el final del 2021 encuentra al personal del Hospital Pirovano, el centro de salud de la Comuna 12, en una angustiosa situación.


Dejan atrás el segundo año de pandemia, con el cansancio a cuestas y la falta de vacaciones o incentivos económicos como sí recibieron otros sectores. Y comienzan a padecer la demanda de atención de esta nueva ola, que encontró poco preparado a un nosocomio que se abocaba a los cuadros “no COVID”. Ante este preocupante panorama, las vacunas (propias y de los pacientes) son la única esperanza de que este período esté lejos de mostrar las imágenes próximas al colapso que hubo en abril y mayo.


Para este 31 de diciembre, este periódico se propuso conocer las voces de algunos de los trabajadores del Pirovano, que dan cuenta de su angustia, junto a un firme orgullo por la tarea prestada y el esfuerzo de estos dos años para la lucha contra la pandemia. “Nosotros nos sentimos sobrepasados. Especialmente en las áreas de Unidades Febriles. Pero en general, porque no hemos tenido las licencias que deberíamos. Rápidamente cuando terminó la segunda ola nos debimos dedicar a remontar a los pacientes que habían quedado sin tratamiento. Y ahora estamos de vuelta abocados al COVID”, relata Salvador Marando, presidente de la Filial Pirovano de la Asociación de Médicos Municipales y Jefe del Departamento de Medicina del Hospital.

 

pirovanocuatro


“Los trabajadores no se sienten reconocidos por el Gobierno de la Ciudad. Fue el único estado que no les dio un bono de fin de año a los trabajadores. Y vos ves que otros trabajadores del Estado, sin atención presencial, tuvieron su bono. Que es una tontería, una pavada, pero que gratifica a quienes se mataron todo el año”, cuestiona asimismo. “En la guardia, en las UFUs, las residencias de clínica media, en todos los sectores se trabajó de sobremanera, atendiendo a pacientes muy graves. Es importante el apoyo y la solidaridad para el personal”, aporta.

Nota: Al cierre de esta edición el Gobierno de la Ciudad decidió otorgarle un bono a los trabajadres de salud de 25 mio pesos a mediadio de enero, el conflicto ahora surge porque a los enfermeros (no reconocidos como profesionales) será solo de 8 mil.


El doctor Fernando Gritini, pediatra del centro de salud de avenida Monroe 3555, suma otro elemento. “Nosotros venimos de casi tres años sin vacaciones. Nos habían autorizado a tomarnos cinco días y luego se extendió a diez días, y ahora nos topamos nuevamente con esta situación de emergencia. El tiempo en que aflojaron los casos de COVID no implicaba un relejamiento en las tareas, porque allí nos abocábamos a las personas con patologías crónica se habían vuelto a atender, o los consultorios externos”, plantea.


Gritini sostiene que todo el personal del Pirovano cumple una vital tarea en este tiempo. “Los administrativos, por ejemplo, fueron los únicos de toda la Ciudad que mantuvieron la presencialidad en todo momento”, enfatiza. Por todo esto, el doctor cuestiona el poco reconocimiento que el Gobierno porteño, como empleador, pero la propia sociedad, le ha dado a los trabajadores/as de los hospitales.


“Pasamos de ser aplaudidos a echados de los edificios. Es la misma gente que tal vez antes te felicitaba y ahora te pega y te agrede. Se puede comprender que haya broncas por las filas, las demoras en la atención, pero no es culpa nuestra. Estamos poniéndole el pecho hace dos años a la pandemia, exponiéndonos al virus”, lamenta.

pirovanodiez
El doctor Morando, asimismo, aclara que pese a que la agresión a un trabajador de la Unidad Febril de Urgencia (UFU) del Hospital Santojanni ganó visibilidad la última semana, no es la primera que se registra. “En las UFUs hay precariedad laboral, porque son trabajadores contratados temporalmente. Muchos están renunciando por el desborde, porque la gente está muy violenta. Algunos tienen síntomas pero otros tal vez vienen por viajes o porque necesitan la PCR negativa, y eso sobrecarga de gran manera las unidades. Agresiones hubo en todos los centros y recién ahora, después de lo que pasó, volvió la custodia policial”, asegura.


El jefe del Departamento de Medicina plantea que este fuerte rebrote agarró de sorpresa al Hospital Pirovano. “Se venían achicando los dispositivos y las unidades transitorias de aislamiento. Y en paralelo, la terapia estaba llena de pacientes que tienen patología aguda, como quirúrgicos, ACV, dializados, y las patologías habitualmente comunes en el hospital”, expresa. Por ello, si siguen subiendo los casos, y no se toman medidas sobre boliches, espectáculos o reuniones, y no hay conciencia sobre ello, esta gran cantidad de casos puede sobrecargarnos”, advierte.


El pediatra Gritini sostiene que se ve ahora una “muy alta contagiosidad”, pero que no tiene su correlato en las hospitalizaciones ni los decesos. “Si los 50 mil positivos de este jueves los hubiéramos tenido con la tasa de gravedad de las cepas anteriores, estaríamos cerca del colapso”, compara. Sobre esto, hace foco en el impacto distinto en vacunados y no vacunados, siendo estos últimos los que más padecen los cuadros graves o fatales. No obstante, destaca que hay un factor impredecible, vinculado al propio cuerpo, que termina determinando cómo impacta la presencia del COVID.

 

pirovanonueve

 

Contactos estrechos y licencias: la palabra del Ministerio de Salud

La disparada de casos de estas semanas tuvo su consecuencia en la vida cotidiana de los trabajadores/as del Pirovano. Médicos, enfermeros, administrativos, personal de limpieza o asistentes se contagiaron o bien resultaron contactos estrechos de positivos, lo que los obligó temporalmente a guardar aislamiento.


Esta situación se suma a lo relatado, obligando a trabajar con menor cantidad de personal en algunas jornadas, con la demanda a pleno. Sobre ello, este periódico consultó a un funcionario próximo al ministro de Salud, Fernán Quirós, si estaba previsto avanzar con una estructura de emergencia. “No estamos viendo aún un esquema de alarma en los hospitales. Estaría transcurriendo con bastante normalidad. De todos modos, siempre estamos atentos a eso y llegado al caso se cubrirán las necesidades”, fue su respuesta.


Por otro lado, esta semana el Ministerio de Salud nacional modificó los plazos de aislamiento para pacientes vacunados y determinó que aquellos que sean “personal esencial” y tengan las tres dosis de las vacunas contra el COVID, podrán evitar el aislamiento en caso de ser contacto estrecho y no sufrir síntomas de la enfermedad, lo que aliviará a esta situación.

Pin It

Derechos

Se autoriza la la reproducción parcial/total de los contenidos siempre citando la fuente Reg. Prop. Intelectual N° 5239607 / Ley 11.723

Nosotros

Director: Gustavo Carpinella
José Cubas 3240 CABA
Teléfono de contacto: 15-4940-9872
info@lacomuna12.com.ar

Staff