Saavedra

Los manteros y la Feria: la nueva polémica que crece en Parque Saavedra

feria parque saavedra

 

La crisis desatada en los últimos años en el país, reforzada por la pandemia, incorporó mayor cantidad de gente necesitada de vender en estos circuitos informales para poder obtener ingresos. Por eso, un grupo de personas se instaló con sus productos en el césped, retomando la práctica que los llamados “manteros” llevan a cabo en distintas zonas de la Ciudad de Buenos Aires.


Sin embargo, la convivencia no es armónica, y ha dado lugar a una creciente polémica, que finalizó en los últimos fines de semana con la intervención de la Policía de la Ciudad y el desalojo de este grupo, que a su vez carga contra la organización de la Feria del Parque Saavedra.  Entre los feriantes hay quiénes comprenden la situación de estos trabajadores informales. 


“Nosotros estamos instalados solo en una cuadra, en García del Río entre Superí y Conde. Nos hacemos llamar La Feria de los Tilos, porque estamos debajo de estos árboles. Somos unas 20 personas que nos quedamos sin trabajo en el último tiempo y nos acercamos con nuestras mantas a ofrecer nuestros productos”, relata Hugo Wilkim, uno de los integrantes del grupo.

feeriadelparque


Según el relato de los mismos, empezaron a instalarse en junio, cuando volvió a habilitarse la congregación de personas en los espacios abiertos luego de las primeras restricciones de la segunda ola de coronavirus. En ese momento no tuvieron dificultad, pero desde agosto en adelante todo se empezó a complicar, y la Policía de la Ciudad les impidió vender.


“En ese momento pudimos tener el contacto con la organización de la Feria, para poder alquilar puestos. Pero no se solucionó nada. Primero, personalmente me preguntaron qué vendía, que es ropa principalmente deportiva y me dijeron que no podía porque ya había muchos puestos de lo mismo. Y a su vez, me ofrecieron un puesto pero que estaba dentro de un ala y tenía un charco de barro, era realmente un gran inconveniente. Cuando pedí un cambio, no me lo dieron y decidí volver a la manta”, cuenta Carolina Vidale.


Sin embargo, al instalarse nuevamente en el suelo hizo recrudecer la acción policial, y de acuerdo al relato de este grupo “desde octubre en adelante ni siquiera nos dejan armar”. “La Policía nos fotografía, nos trata como basura, no nos permiten trabajar. Nosotros somos gente tranquila, no molestamos a nadie y estamos acá porque no tenemos un trabajo fijo. Estamos pasando un mal momento y esto es lo que tenemos pasa zafar”, dice Augusto Rafani, otro de los miembros de “La Feria de los Tilos”.

feriaparquetres
Muchos de ellos, que venden artesanías o hasta herramientas heredadas de viejos talleres familiares, aseguran que se acercan durante la semana y que allí la actitud de los efectivos es otra. Pero que sábados y domingos, en coincidencia con las jornadas en que funciona la feria, regresa el clima de tensión.

Hay una consigna permanente de la Policía. Nos amenazan con confiscar la mercadería. No se puede trabajar así. Esto es una moneda más para nosotros, y da mucha impotencia que nos traten como si fuéramos delincuentes, sintiéndonos hostigados”, aporta Felisa Vidale.


La palabra de la Feria del Parque Saavedra y autoridades policiales


Para conocer la otra versión del tema, este periódico se acercó a Antonio, quien se convirtió en el presidente de la Feria del Parque Saavedra en noviembre pasado. El mismo sostiene que no estaba al tanto de la situación, y se mostró predispuesto a mediar con el Gobierno de la Ciudad. “Hasta ahora nadie se acercó a plantearme nada. Si alguno lo precisa pueden encontrarme en el Parque cada sábado o domingo y colaboraremos en lo que sea”, manifiesta.


No obstante, precisa que la feria que encabeza tiene una serie de reglas por cumplir, las cuales son la base para contar con la habilitación para funcionar y disponer del espacio (la calle García del Río, que se corta al tránsito). “Hay un criterio de venta, no se pueden vender marcas o comida por ejemplo. Tampoco muchas cosas de distinto rubro en un mismo puesto, o repetir de manera masiva productos que tengan otros feriantes. Buscamos que sea algo variado y diverso para atraer a mucha gente”, cuenta.


Según detalla Antonio, la Feria tiene un listado que es controlado por el Gobierno de la Ciudad con el detalle del titular de puesto, el DNI, y lo que vende. “Son unos 200 puestos, compuestos de dos maneras. Por un lado están los titulares y por el otro las visitas, o invitados. Estos tienen la oportunidad cuando un titular avisa que no podrá asistir, y se le ofrece el puesto durante esa jornada a los segundos. Es por orden de llegada, porque hay mucha demanda”, explica.


“Nosotros somos la primera línea de quienes están sin trabajo, lo sabemos. Yo mismo arranqué como mantero en la crisis del 2001, estaba en el piso, asique cómo no voy a comprender”, repite Antonio. “Tratamos de buscarle la vuelta para todos lados, no hay conflictos en la feria”, sostiene su titular, que anticipa que para los días previos a la Navidad buscarán autorización para funcionar incluso los jueves, para responder a la demanda que suelen tener esas jornadas de víspera.


Por su parte, fuentes del Ministerio de Seguridad porteño en la Comuna 12, dieron su versión del tema. “La Policía tiene que hacer su función. Cuando recibe un llamado al 911, el móvil tiene que acercarse y ver si se tiene permiso o no para vender en el Parque. Muchas veces las llamadas vienen de los frentistas del lugar y en otras de los feriantes”, explicaron.

Derechos

Se autoriza la la reproducción parcial/total de los contenidos siempre citando la fuente Reg. Prop. Intelectual N° 5239607 / Ley 11.723

Nosotros

Director: Gustavo Carpinella
José Cubas 3240 CABA
Teléfono de contacto: 15-4940-9872
info@lacomuna12.com.ar

Staff