Saavedra

Panadería Artiaga, “de Saavedra al mundo”

Desde 1931, los postres y la pastelería de Saavedra tienen un apellido que le viene a la cabeza de inmediato a los vecinos: Artiaga. Distintas generaciones y residentes de distintas edades han pasado por este local situado en Zapiola 4782, que ha acompañado el crecimiento del barrio, con el que tiene un imprescindible vínculo de identidad pertenencia. Esta confitería y panadería celebró recientemente sus 90 años y está de fiesta, porque uno de sus pasteleros obtuvo un inédito reconocimiento internacional en la última semana.

En la historia que hizo grande a Artiaga, curiosamente, no hay nadie con ese apellido encima. Es inevocable la figura de Antonio Rodríguez, un inmigrante italiano que arribó al país en el período entre guerras, y se convirtió en el jefe de su familia ante la repentina muerte de su padre, a sus 17 años de edad.

 

Con ese peso, halló en una panadería de La Boca la posibilidad de tener el sustento económico para los suyos, donde ya se encontraba su esposa. Los buenos resultados en esa inversión hicieron que Rodríguez opte por comprar un local en el barrio de Saavedra, en los márgenes de la Ciudad, y que distaba mucho de tener el movimiento y el avance económico que tiene ahora.

 

artiagatres

 

Esta panadería se llamaba “Artiaga” por su antiguo dueño. Y como existe una tradición en el rubro que invita a no alterar los nombres, lo mantuvieron. Pasadas las décadas, se convirtió en un clásico y un faro para Saavedra. Antonio ya no está, pero son sus tres nietos y su hija, su sangre, quienes llevan adelante el negocio con la misma pasión y calidad de siempre.

 

“El vínculo de Artiaga con Saavedra es muy rígido. La marca es saavedrense, acá vivimos todos y todo sale aquí. Por eso tenemos como lema “De Saavedra al mundo”, porque efectivamente es así”, explica José Alfonso, uno de los hijos de Graciela y nieto de Antonio, junto a sus hermanos Marisol y Juan Manuel.

 

La fama de Artiaga en la zona se potenció mucho más desde 1979, cuando el Club Atlético Platense inauguró su estadio Ciudad de Vicente López, cruzando la avenida General Paz. Desde ese entonces, la confitería, situada a solo una cuadra y media de la acera que separa Capital y Provincia, y desde la que se ve la tribuna Roberto Goyeneche de la cancha Calamar, es el paso obligado para sus miles de simpatizantes, que pasan por ella para comprar algo dulce antes o después de los partidos.

 

Cualquiera que concurra a este local verá su mostrador plagado de tortas y postres de colores y texturas atrapantes, muchos de ellos con detalles originales. “Las ideas surgen de la familia. Pero también los empleados aportan lo suyo. Somos muy predispuetos a generar ideas, a buscar cambios, y hacemos reuniones de equipo en producción y ventas todas las semanas”, comenta el nieto de Antonio.

 

pasteleroartiaga

 

El reconocimiento de esta panadería le permitió salir de la clientela clásica de un local de este tipo. Si bien tiene clientes de las cuadras linderas como es habitual, el sentido de pertenencia le permite que muchos exsaavedrenses vuelvan al barrio casi con el fin exclusivo de comprar en Artiaga. “Pasa mucho con jóvenes que se criaron acá, pero se fueron. Y vuelven para recordar las cosas que comían con sus papás o sus abuelos, es como muy simbólico”, indica José.

 

A su vez, el pan dulce, uno de los productos más importantes en esta panadería, atrae a clientes de varios puntos del país, como Luján o La Plata. “Ya estamos haciendo envíos al interior, desde Ushuaia a Jujuy”, indica.

 

Otro de los postres “made in Artiaga” es el panettone, un dulce originario de Milán. Este 2021, uno de los nietos de Don Antonio Rodríguez, Juan Manuel, obtuvo un histórico reconocimiento internacional, precisamente por su calidad al elaborar este producto. El joven, pastelero profesional, fue el primer argentino en la historia en acceder al “Panettone World Championship”, una competencia mundial que se realiza en Italia. Su exigencia fue notoria: de 35 competidores, solo 5 fueron extranjeros.

 

Juan Manuel se preparó durante cuatro meses en Artiaga, donde utilizó el horno emblemático, el mismo desde 1931. Logró acceder a la final, quedando entre los primeros 20 de todo el mundo. Pero él y su familia no se conforman con esta meta. “Competir de igual a igual con italianos en productos clásicos suyos es impresionante. Es como si lo comparáramos con una competencia de asado en Argentina, es el producto del corazón de los tanos. Con esto, sentimos que abrimos la puerta por primera vez para el país, y nos lo reconocieron muchos colegas, o gente del sindicato. Estamos muy orgullosos. Y creemos que puede ser la oportunidad para penetrar con otros productos nuestros, aprovechando que tenemos una cultura muy familiar, bien latina, en la que postres para compartir como el panettone, tienen un gran significado simbólico”, dice José.

 

Por ello para él, “esto nos pone una responsabilidad, porque debemos mantener la vara alta. Argentina tiene que lograr ser un lugar de marca registrada de pastelería. Tenemos un lugar importante pero aspiramos a ser como la francesa, la italiana. Para eso hay que demostrar que en el arte de cada uno somos buenos, y ahí salir a mostrar nuestros productos”, agrega.

 

Pero por fuera del reconocimiento internacional, Artiaga tiene presencia cada día en Saavedra. Recientemente, la Legislatura porteña colocó una placa distinguiendo sus 90 años de presencia en este barrio de la Comuna 12. Para José, la clave es “el esfuerzo”. “Somos gente que no afloja nunca, ni siquiera en esta pandemia, cuando pudimos estar en pie. Siempre hay alguien de la familia trabajando, los siete días. Queremos que todo siga funcionando igual o mejor, y todo el tiempo nuestra cabeza está en Artiaga”, expresa.

 

panaderiaartiagados

Derechos

Se autoriza la la reproducción parcial/total de los contenidos siempre citando la fuente Reg. Prop. Intelectual N° 5239607 / Ley 11.723

Nosotros

Director: Gustavo Carpinella
José Cubas 3240 CABA
Teléfono de contacto: 15-4940-9872
info@lacomuna12.com.ar

Staff