Comuna 12

Platense - River: Crónica de un partido marcado por la historia


Las historias de Platense y River siempre se entrecruzaron a lo largo del tiempo por distintos motivos. Y en ese andar que tienen los dos equipos que comparten el mismo día de fundación -25 de mayo- se han vuelto a ver las caras, justamente en el mismo escenario que se despidieron la mañana del domingo 13 de junio de 1999: con goles de Saviola (2) y Cristian Castillo (1), el conjunto visitante derrotaba 3 a 0 al calamar en el Estadio Ciudad de Vicente López y lo descendía al Nacional B.

Desde allí, y con un solo partido disputado en primera división en ese estadio entre San Lorenzo y Almagro en 2001, el equipo de Saavedra comenzó un periplo de campeonatos marcados por la angustia y el sufrimiento que tanto caracteriza los ascensos y descensos que vivió en los últimos veinte años. Luego de derrotar en los penales a Estudiantes de Rio Cuarto para lograr la vuelta a primera, nuevamente River sería el rival en su partido inaugural en casa. Y el evento, que estuvo a la altura de las circunstancias, no decepcionó. No tanto por el marcador que terminó 1 a 0 en favor del millonario, sino por todo el marco que acompañó a las acciones del partido.

Son las 15 horas, decenas de hinchas se hacen sentir en las afueras del estadio que está decorado con un extenso cordón policial. “No dejes pasar a nadie, ya salió River y necesitamos despejada el área”, se escucha decir a una mujer encargada de los accesos. Es el partido con mayor acreditación de la prensa en las últimas dos décadas del club y en el aire se respira esa tensión de querer estar a la altura de lo que la máxima categoría del fútbol argentino exige.

 

Los responsables de atender a la prensa explican los protocolos para el ingreso con sumo profesionalismo, organización y el protocolo correspondiente. Un grupo de oficiales ya chequean la temperatura y sanitizan las manos de los periodistas de gráfica, radio y televisión que ya están acomodados en una de las plateas laterales. El grupo de afortunados espectadores lo completan técnicos, camarógrafos, dirigentes y un puñado de familiares de jugadores locales.

Todo está preparado y, al igual que en otros partidos en los que se enfrentaron, un cúmulo de hechos ya empiezan a formar parte de relatos históricos que abuelos contarán a sus nietos. Si River tuvo a Norberto “Beto” Alonso como el ídolo que se despidió frente a Platense a fines de los ´80, es Daniel “Trapito” Vega el gran protagonista de esta tarde. De profesión contador, Vega es el máximo goleador de la historia calamar y hoy jugará sus últimos minutos.

 

Se evidencia la felicidad en su cara mientras sus compañeros practican un “loco” durante la entrada en calor. River todavía no salió al campo de juego para los movimientos precompetitivos pero las cámaras pueden tomar esas emotivas imágenes de quien, desde mañana lunes, será Director Deportivo del club.

platenseriver12

 

Faltan minutos para que empiece el partido y todos los presentes están en su lugar, incluso Pablo Bianchini y Rodolfo D´Onofrio, los respectivos presidentes de Platense y River que se entregan placas y camisetas a metros de la línea de cal del campo de juego. Los cambios se comienzan a ver en el estadio que ya adaptó sus cabinas para la transmisión por televisión y que aggiornó un palco para la dirigencia visitante. Y entre algunas de las transformaciones que hay en carpeta está el cambio de iluminaria que concretará en poco más de un mes con la incorporación de luz led en las torres principales.

 

El árbitro Ariel Penel inaugura la alegría de algunos simpatizantes del marrón con el pitido inicial. De a poco, ese entusiasmo comienza a desinflarse cuando periodistas, familiares y dirigentes evidencian el dominio del conjunto millonario. Un tiro libre de De la Cruz en el palo augura lo que está por venir. El mediocampo de Platense formado por su capitán Lamberti y el experimentado Bogado no alcanza para desarticular los avances de Carrascal, Enzo Pérez y Angeleri que le gana constantemente la espalda al 21 marrón, Lluy. La corrida de Suárez y la posterior definición frente a De Olivera debería generar el ensordecedor grito de River que ya gana 1 a 0, mientras ve cómo Borré pide el cambio por una lesión muscular, sin embargo, los aplausos y cantitos de la tribuna local opacan la aprobación de Gallardo: van 9 minutos del primer tiempo y Daniel Vega cumple su sueño de retirarse en el club que lo vio nacer y con su familia en la tribuna, tal y como él quería.

 

A pesar de la restricción del público, unos pocos hinchas con banderas no se mueven del cuadrado que se eleva en una terraza por detrás de un arco de la cancha. El primer tiempo tiene un par de amonestados, entre ellos el debutante Alex Vigo que reemplaza al 4 de River, Gonzalo Montiel. Un error de Armani tras un tiro libre abre la puerta al gol del equipo local pero el línea levanta la bandera y el árbitro anula los gritos desesperados de los presentes que continúan insultando la decisión.

 

Llega el entretiempo y algunos periodistas sigan agradeciendo el gran trato recibido por las personas responsables de prensa de Platense, mientras aparecen algunas bolsitas con snacks y gaseosas.

El segundo tiempo cambia rotundamente y las oportunidades desperdiciadas por River le dan vida a Platense que inyecta sangre nueva en el juego con la entrada de Ignacio Schor por Valdasarra, Gerzel por el cansado Sinisterra y Facundo Curuchet por Palacios. En River, la joyita que el calamar exportó al fútbol colombiano, Agustín Palaveccino, suma minutos en su segundo partido oficial. El local llega al arco de Armani, pero sin profundidad. Hasta que otro de esos hechos inesperados rellena el libro de historia de los Platense – River: una caída poco fortuita del capitán millonario, Javier Pinola, le provoca una quebradura en el antebrazo derecho que lo lleva directamente al vestuario. Se suscitan los cambios en el equipo de Gallardo: Martinez, Paradela y Fontana tienen su debut y muestran que la adaptación llevará un tiempo largo.

platenseriver11

 

River se ve desbordado y no tiene ya la presión y eficacia en los pases que vimos en el primer tiempo. Curuchet hace explotar el casi gol de los pocos hinchas presentes tras un remate que termina en el costado de la red del arco de Armani que, en el córner siguiente, salva a River luego de un furtivo cabezazo que saca en la línea. Faltan pocos minutos y hace un rato Daniel Vega está en la tribuna local, cambiado, saludando a dirigentes y familiares.

A pesar de los 5 minutos de adición y alguna atajada aislada de De Olivera en un mano a mano a Suárez que mantiene en partido al local, el equipo no logra empatar el partido, pero la satisfacción es total. Se cumplen 25 años de la última victoria del club que actualmente conduce Juan Manuel Llop frente al conjunto de Núñez, y aunque esta tarde no podrá repetir aquel marcador que terminó 2 a 1 -con Gallardo marcando de penal para River-, el pueblo calamar festeja la vuelta a primera en su estadio y, ante todo, la prestancia y personalidad para jugar un partido de igual a igual frente a uno de los candidatos a ganar el título local.

 

platenseriver10

Pin It

Derechos

Se autoriza la la reproducción parcial/total de los contenidos siempre citando la fuente Reg. Prop. Intelectual N° 5239607 / Ley 11.723

Nosotros

Director: Gustavo Carpinella
José Cubas 3240 CABA
Teléfono de contacto: 15-4940-9872
info@lacomuna12.com.ar

Staff